El anhelo de la excelencia

Es el anhelo que siempre nos ha guiado, buscar la máxima calidad y dedicar toda la pasión y esfuerzo a la elaboración de nuestros vinos. Nuestros viñedos y bodegas transmiten lo que somos y queremos compartir: elegancia, innovación, evolución y sentimiento por las cosas bien hechas. Respetando al máximo las prestigiosas zonas vinícolas en las que estamos presentes (Rioja, Rioja Alavesa, Ribera del Duero y Rías Baixas) y manteniendo siempre la armonía, equilibrio y sofisticación de los grandes vinos.

Nuestros principios corporativos:

TRADICIÓN
Transmisión, a lo largo de nuestra historia, de conocimiento, experiencia, formas de hacer y pasión por el vino.
CALIDAD
Buscar la excelencia en todo lo que hacemos en una obsesión para nosotros. Y queremos que se refleje en nuestros vinos, instalaciones bodegueras, en el cuidado del mínimo detalle, en la atención personalizada a nuestros clientes, etc.
INNOVACIÓN
La investigación constituye un pilar fundamental. Bajo el lema ‘Evolución, no revolución’ nuestros vinos se han adaptado sutilmente a los gustos de los consumidores y a las nuevas tendencias gastronómicas. Desarrollamos programas de I+D+i para seguir incrementando la calidad de nuestros vinos mediante un mejor control y optimización de cada uno de los procesos que se desarrollan en su elaboración (viñedo, vinificación, crianza y producción).
CULTURA DEL LARGO PLAZO
Nuestra historia nos permite tener una cultura del largo plazo, tomando decisiones con visión de futuro. Nuestros accionistas, descendientes de las familias fundadoras, siguen reinvirtiendo gran parte de los recursos obtenidos para continuar creciendo y mejorando.
RESPONSABILIDAD SOCIAL
No somos ajenos a los problemas actuales de la sociedad. Por ello, contribuimos activamente a la mejora de ciertos aspectos relevantes. Destinamos anualmente el 0’7% de nuestros beneficios a cooperación en el Tercer Mundo, desarrollamos programas medioambientales, somos patronos de la Fundación para la Cultura del Vino, etc.